ADELGAZAR: ¿ES UNA MISIÓN IMPOSIBLE?

enero 8, 2009 at 12:29 am

sobrepeso
Cada semana se publican nuevas dietas y cada una de ellas prometen la disminución de muchos kilos en poco tiempo y ante tanta insistencia, las personas comienzan a creer que la única forma de bajar de peso es mediante estas dietas raras y poco saludables (dieta de la luna..?). La verdad es que aunque muchas personas sí bajan de peso con la dieta que está de moda, la mayoría lo recupera al suspenderla. No hay que olvidar que la obesidad es un exceso de grasa y la pérdida de muchos kilos con estos métodos se corresponde con pérdida de músculo y agua, facilitando un potente efecto de rebote. El problema es que entre hacer una dieta y luego otra, las personas vuelven a sus viejos hábitos alimenticios.
Es muy difícil perder la costumbre de comer en exceso, ya que en realidad no se puede dejar de comer del todo, más bien hay que modificar la manera de comer, aprendiendo nuevos hábitos alimenticios. Una costumbre o hábito es una acción o comportamiento automático y ello significa que la primera medida para cambiarlo es ser consciente de él. Hay que preguntarse cuándo, dónde y por qué come en exceso. Algunos lo hacen porque se sienten deprimidos, solos o aburridos. Otros comen cuando están irritados, felices o como recompensa por algo bueno que le haya sucedido. El conocer por qué come en exceso les permite comenzar a cambiar, y es que cuando se está haciendo un plan nutricional de reducción de peso, no hay días libres, ni fin de semana, ni vacaciones, ni cumpleaños.
Lo mejor es fijarse objetivos razonables. Bajar de peso debe ser algo lento. Las malas costumbres alimenticias se han creado en toda una vida, así que no hay que esperar cambiarlas de un día para otro. Cuando se falla y se come algo que no está en la dieta, no hay que dejarse llevar por la desilusión y comenzar a comer de todo.
No hay que pesarse con demasiada frecuencia, es fácil desanimarse cuando no se ven los resultados esperados.
En las horas de las comidas principales, es mejor servir los platos desde la cocina, ya que cuando se ponen las bandejas de comida en la mesa y a la vista, se corre el riesgo de comer demasiado, especialmente cuando se comienza a “picar” las comidas.
La determinación de bajar de peso debe basarse en un esfuerzo de toda la vida y no así para determinadas épocas del año, como ser un viaje, un cumpleaños, una graduación o el verano
En realidad, el plan nutricional debe estar basado en alimentos que sean del gusto de las personas, no deben comer nada que no les guste o por lo menos que no estén de acuerdo en comer a largo plazo. Nada hace que un alimento sea tan tentador, como el prohibirlo completamente.
Es mejor no comprar alimentos que no son parte de su plan nutricional, y si otras personas en la casa que no están a dieta consumen estos alimentos, es mejor tenerlos alejados de la vista.
A la hora de comer, hay que intentar de masticar entre 10 a 20 veces cada bocado de comida, de esa manera hay una mayor concentración en la dieta y se alarga el tiempo dedicado a comer. Lo que no hay que hacer es dejar de comer o saltarse una comida, porque hará que para la próxima comida haya más hambre y se coma demasiado.
Hay que comer en un solo lugar, ya que el llevar los alimentos al dormitorio o a la oficina, hace que se relacionen esos lugares con los alimentos y el comer. Es mejor cepillarse los dientes inmediatamente después de comer, para quitarse el sabor de las comidas y no estar pensando en ellas.
Cuando se está invitado a un evento social, es mejor comer su dieta en la casa para no verse tentado de comer cuando esté allí. Y cuando no se puede resistir a la tentación de comer, lo lógico sería no asistir a los eventos que giran alrededor de las comidas.
Cuando se va de compras, ya sea al mercado o supermercado teniendo hambre, surge la tentación de adquirir alimentos que no había planeado y que no están en su plan nutricional, no se olvide que “ojos que no ven, corazón que no siente”.
Escriba una lista de las razones por las que quiere bajar de peso, así cuando las lea le ayudará a mantener firme su voluntad de seguir adelante con la dieta.
Los productos dietético llamados “naturales”, contienen principios activos cuya composición y dosis debe conocerse, ya que tiene potenciales efectos secundarios y contraindicaciones.
En la obesidad, como en otras enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión), no existen medicamentos “milagrosos”. El único milagro de la obesidad, es un plan nutricional adecuado con objetivos a mediano plazo que comprenda una alimentación equilibrada y actividad física.

Entry filed under: Adolescentes, Artículos, Diabetes, Dieta, nutrición, Obesidad, salud, Suplementos dietéticos, Tratamiento.

PROMESAS PARA EL 2009 COMO AFRONTAR UNA ENFERMEDAD TERMINAL


Entradas recientes

Hablaron:

Nuestros números:

  • 428,909 hits

Nos visitan desde:

Feeds

Ad sense

Páginas

enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: