¿Una reacción hormonal?

octubre 30, 2008 at 8:24 pm

477015Hace unos días estaba en una reunión y alguien dijo “el tipo tuvo una reacción hormonal” y me prometí analizar un poco más este término. La descripción de que alguien tuvo una “reacción hormonal”, para explicar la reacción de enojo o temperamental de una persona es muy común en nuestro medio, pero eso no quiere decir que este bien utilizada. El enojo es una reacción emocional natural que afecta todo el cuerpo. Cuando nos disgustamos, nuestro cuerpo inicia una respuesta de “combate o huida,” el cual nos prepara para enfrentarnos al peligro. La adrenalina, la cual es una hormona (supongo que de ahí viene el nombre) y otras sustancias químicas entran en la corriente sanguínea. El corazón late aceleradamente, la sangre fluye rápidamente, y los músculos se ponen tensos.

Todos nos enojamos a veces, pero eso no quiere decir que el enojo sea “bueno” o “malo”. El hablar de “reacción hormonal”, ya implica una connotación negativa, por no decir despectiva. Las pobres hormonas no tienen la culpa. En realidad el enojo no es el problema, lo importante es lo que hacemos con él. He escuchado personas decir “A mi, el enojo me dura todo el día” y uno se pregunta ¿De quién depende cuanto nos dura el enojo? La decisión de ya no estar enojado o de no reaccionar explosivamente, depende de nuestra voluntad y no de nuestras hormonas.

Si aprendemos a reconocer y a expresar adecuadamente nuestros disgustos, podremos hacer una gran diferencia en nuestras vidas.
Dar rienda suelta al enojo es un comportamiento que aprendemos y que se puede convertir en un hábito; no es algo con lo cual nacemos. Un hábito significa hacer las cosas automáticamente, una y otra vez, sin pensarlo. Para poder romper éste hábito, la persona debe primero razonar y determinar qué lo hace enojar y luego cómo dispersarlo.

Por lo general pensamos que el enojo es la reacción automática a una situación o evento específico. Sin embargo, los sentimientos de disgusto frecuentemente son una respuesta a nuestros propios pensamientos. Las personas se enojan cuando piensan que están amenazadas, cuando piensan que sufrirán un daño, o cuando piensan que otra persona fue injusta con ellos de alguna manera.

La mayoría de las veces estos pensamientos son incorrectos, incompletos o falsos. De hecho, uno puede aprender a dispersar su enojo haciendo una pausa y cuestionando los pensamientos que le producen enojo.
Uno debería hacerse algunas preguntas: ¿Es esto realmente tan importante como para que me enoje? ¿Tiene sentido que me enoje tanto? ¿Voy a resolver el problema si me enojo tanto? Si uno contesta no a cualquiera de estas preguntas, entonces hay que encontrar la forma de controlarse.

Aunque la creencia popular dice que es malo suprimir el enojo, darle rienda suelta puede ser peor. Las investigaciones sugieren que si expresamos nuestros disgustos demasiado, es posible que nos enojemos más. Sin embargo, si mantenemos el enojo “embotellado”, es posible que después estalle en el momento menos esperado.

Al empezar a tener pensamientos que lo provocan, hay que interrumpirlos y tomarse un descanso. Algunas veces hay que aislarse de otras personas. Muchas personas recomiendan que un rato de soledad puede calmarlos. Es mejor irse a un lugar tranquilo, relajarse unos momentos y regresar a sus actividades al sentirse calmado.

La respiración lenta y profunda durante un par de minutos es una de las maneras más rápidas y fáciles de tranquilizarse.

El ejercicio como nadar, caminar, trotar, andar en bicicleta o los ejercicios aeróbicos pueden proporcionar una salida natural para el estrés y el enojo puesto que liberan endorfinas, sustancias químicas presentes en el cerebro que actúan como tranquilizantes naturales y producen relajamiento.

También ayuda pensar antes de hablar y así evitar decir algo de lo cual después se arrepienta, calmada y claramente explicar por qué se siente enojado. No gritar, insultar ni amenazar, explicar cuál es el impacto que la situación tiene en usted, diga qué le gustaría que cambiara o qué le gustaría que sucediera en el futuro. Si está en conflicto con otra persona, traten de encontrar juntos una solución.

Dr. Douglas Villarroel Z.
Endocrinólogo

Entry filed under: Artículos.

Infección Intestinal


Entradas recientes

Hablaron:

Nuestros números:

  • 408,537 hits

Nos visitan desde:

Feeds

Ad sense

Páginas

octubre 2008
L M X J V S D
    Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: